La modelo afirma que no va a revelar el sexo de su primer bebé para no imponerle preconcepciones basadas en el género. “No descubriremos (el género) hasta que nuestro hijo o hija cumpla 18 años y nos lo haga saber”, explica. Emily Ratajkowski ha revelado la feliz noticia con una portada de revista y un artístico montaje audiovisual dirigido por la actriz Lena Dunham.

Por Alejandra Grau Fotos: Cass Bird para Vogue

Últimamente se ha convertido en costumbre que las celebridades anuncien las buenas noticias relacionadas con su vida personal en sus redes sociales. Pero no Emily Ratajkowski, que ha preferido confirmar en exclusiva en la edición estadounidense de Vogue que está embarazada. Eso sí, no por vanidad o por sentirse especial, sino para poder publicar un cándido ensayo sobre la nueva maternidad que está siendo muy aplaudido.

Embarazada: Emily Ratajkowski

“El embarazo es una soledad innata; es algo que una mujer hace por sí misma, dentro de su cuerpo, sin importar cuáles sean sus circunstancias”, afirma Emily Ratajkowski.

Especialmente por cómo están afrontando ella y su marido Sebastian Bear-McClard las cuestiones relacionadas con el género de su bebé. Sobretodo, ahora que se han puesto tan de moda las fiestas de revelación del sexo, o lo que es lo mismo, las reuniones reales o virtuales en que los padres dan a conocer si están esperando un niño o una niña en función del color rosado o celeste que aparece dentro de una torta o un globo.

“Cuando mi marido y yo le contamos a nuestros amigos que estoy embarazada, la primera pregunta que me hacen siempre después de felicitarnos es si sé qué quiero tener. Pero a nosotros nos gusta responder que eso es algo que no descubriremos hasta que nuestro hijo o hija cumpla 18 años y nos lo haga saber”, escribe la modelo, que actualmente está en el sexto mes de gestación.

Lea también:  Margot Robbie, a un paso de convertirse en Barbie

“Todo el mundo se ríe cuando nos escucha decir esto. Pero hay una verdad en nuestra respuesta, una que insinúa posibilidades que son mucho más complejas que cualquier genital con el que pueda nacer nuestro hijo”, explica al respecto.

“La verdad es que, en última instancia, no tenemos ni idea de quién, en lugar de qué, está creciendo dentro de mi vientre. ¿Quién será esta persona? ¿De qué tipo de ser humano nos convertiremos en padres? ¿Cómo cambiarán nuestras vidas y quiénes somos nosotros”, se pregunta Emily Ratajkowski en un largo escrito en el que también desvela las ideas preconcebidas que tenía sobre lo que significa ser madre de un niño o una niña, e incluso el proceso de reconstrucción que su marido y ella han hecho para llegar a su postura actual.

“No es necesario culpar a nadie de caer en estas generalización sobre el sexo de los hijos”, asegura. “Pero a mí no me gusta que impongamos a las personas preconcepciones basadas en el género, y mucho menos a los bebés”, defiende Emily Ratajkowski.

“Quiero ser una madre que permita que mi hijo se muestre ante mí. Y, sin embargo, me doy cuenta de que, aunque espero que mi hijo pueda determinar su propio lugar en el mundo, se enfrentará, pase lo que pase, a las limitaciones innegables y construcciones de género antes de que puedan hablar o, diablos, incluso nacer”, se queja.

Emily Ratajkowski

¿Quién será esta persona? ¿De qué tipo de ser humano nos convertiremos en padres? ¿Cómo cambiarán nuestras vidas y quiénes somos nosotros”, se pregunta Emily Ratajkowski.

“Reconozco que estoy total e innegablemente impotente cuando se trata de casi todo lo que rodea a mi embarazo: cómo cambiará mi cuerpo, quién será mi hijo. Pero sorprendentemente esas son preguntas que no me molestan. En lugar de sentir miedo, siento una nueva sensación de paz. Ya estoy aprendiendo de esta persona dentro de mi cuerpo. Estoy llena de asombro”, añade la modelo en el  vídeo grabado para la ocasión dirigido por su amiga Lena Dunham en el que muestra cómo han sido estos primeros meses de embarazo.

Lea también:  Estrellas aliadas: celebridades heterosexuales que abogan por la comunidad LGBT

Extractos del testimonio de Emily Ratajkowski sobre el género y la belleza: “tuve una comprensión temprana de cómo la belleza podía equipararse al poder”.

“Se me ocurre que, cuando era más joven, casi automáticamente me imaginaba a mí mismo teniendo una hija. Recuerdo que jugaba cuando era niña, sostenía muñecas y me imaginaba con una futura mejor amiga: algo como la muñeca American Girl que tenía, que tenía ojos marrones y cabello castaño para reflejar mis propios rasgos, una versión más pequeña de mí”, explica la modelo.

“Cuando le llevo este pensamiento a mi terapeuta, ella explica que esto es relativamente común. La psicología del día, dice, promociona el concepto de que las personas pueden tener hijos para “rehacer” su propia infancia. Quieren arreglarse a sí mismos y a sus traumas volviendo a intentarlo con un nuevo comienzo y una mini versión de sí mismos”.

“Para ser completamente honesta”, le digo a mi esposo durante la cena, “no estoy segura de saber siquiera que quiero una niña. Supongo que nunca antes había pensado en tener un niño.”

EMILY RATAJKOWSKI

“Pienso en cómo las mujeres se comparan constantemente, haciendo cálculos acrobáticos en la cabeza: así me parezco a ella, así no; de esta manera soy mejor, de esta manera no”, confiesa Emily Ratajkowski.

“Me preocupa que una niña sienta que tiene mucho que lograr por ser tu hija”, responde. “Eso es mucha presión”. 

Hago una mueca y pienso en mi propia madre y sus historias de ser la reina del baile, la forma en que conocí la palabra celos a la edad de tres años (lo pronuncié como “celo”, diciéndole a mi madre que sus colegas femeninas eran “solo un celo” de ella), y la comprensión temprana que tuve de cómo la belleza podía equipararse al poder. Oré por la belleza, pellizcándome la nariz con fuerza a ambos lados antes de quedarme dormida, deseando que se quedara pequeña.

Pienso en las otras madres físicamente hermosas que he conocido: las mamás de escenarios, con sus propios mini-me’s. La forma en que sus hijas, incluso de niñas, parecen conocer su propia belleza, como si ya hubieran vivido vidas enteras en el cuerpo de una mujer adulta. Pienso en cómo las mujeres se comparan constantemente, haciendo cálculos acrobáticos en la cabeza: así me parezco a ella, así no; de esta manera soy mejor, de esta manera no.

“Nunca dejaré que eso sea un problema”, le digo a mi esposo, pero no puedo evitar preocuparme. Todavía lucho contra la misoginia subconsciente e internalizada de manera regular, comparándome mientras mido el ancho de mis caderas contra las de otras mujeres. ¿Quién puede decir que podría proteger a mi hija de eso?

No “estamos embarazados”

A mi esposo le gusta decir que “estamos embarazados”. Le digo que si bien el sentimiento es dulce, no es del todo cierto. Me molesta que el ADN de toda su familia esté dentro de mí, pero que mi ADN no esté dentro de él. “Parece injusto”, digo, y ambos nos reímos. Es una especie de broma, pero al igual que el comentario que hacemos sobre el género de nuestro hijo, hay una verdad detrás.

El embarazo es una soledad innata; es algo que una mujer hace por sí misma, dentro de su cuerpo, sin importar cuáles sean sus circunstancias. A pesar de tener una pareja cariñosa y muchas amigas dispuestas a compartir los detalles crudos de sus embarazos, al final estoy sola con mi cuerpo en esta experiencia. No hay nadie para sentir conmigo: los agudos dolores musculares en la parte inferior del abdomen que surgen de la nada mientras veo una película o la dolorosa pesadez de mis senos que ahora me saluda a primera hora cada mañana. Mi esposo no tiene síntomas físicos en “nuestro” embarazo, otro recordatorio de lo diferente que puede ser la experiencia de la vida de una mujer y un hombre.

 

Lea también:  Meghan Markle lanza su propia marca de ropa para mujeres trabajadoras