Jennifer, la primogénita de Melinda y Bill Gates, se comprometió en enero del 2020, pero se vió obligada a posponer su boda debido a la pandemia.

Por Arianna Gonzáles

Jennifer agradeció a sus 25 invitadas con un emotivo mensaje en Instagram. Foto: jenniferkgates

Tras casi cinco meses del anuncio de la separación entre Bill y Melinda Gates, la casa de la filántropa de 57 años se ha vuelto a vestir de fiesta para celebrar la despedida de soltera de Jennifer, su hija mayor quien, después de un año de espera por la pandemia, al fin unirá su vida a la del empresario egipcio, Nayel Nassar

La mansión de Washington de los Gates, valorada en más de 100 millones de euros, fue el escenario de la divertida celebración en la que se congregaron los familiares y las amigas más cercanas de Jennifer.

Gracias por esta celebración increíblemente especial Melinda”, posteó Jennifer en su Instagram acompañado de un conjunto de fotos que le permitía a sus seguidores adentrarse en la celebración.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Jennifer Gates (@jenniferkgates)

En la misma publicación, agradecía a sus invitadas por su compañía en diferentes etapas de su vida.

Muy agradecida a todas las mujeres maravillosas en mi vida que me aconsejan, apoyan y me animan. Doy la bienvenida a este nuevo capítulo!”, añadió.

La vida tras el divorcio de Melinda y Bill

Jennifer es la mayor de los hijos de Melinda y Bill.

La celebración llega un mes después del divorcio oficial de sus padres, luego de 27 años de matrimonio y con una fortuna dividida en partes iguales.

Lea también:  Drago Kisic Aguirre, presidente de CADE Universitario 2017: de mínimos y máximos

De hecho, el escenario de la celebración fue uno de las propiedades de la pareja que causó controversia pues, en un primer momento, se creía que sería Bill el que se quedaría con la mansión, que tardó siete años en construirse.

Sin embargo, el acuerdo que ambos firmaron estipuló que la propiedad más lujosa de las que poseen en Estados Unidos quede en manos de Melinda.

Luego de la separación, las cosas entre Melinda y Bill se han mantenido bastante bien y han sido sus hijos el principal motor para llevar la mejor de las relaciones, ahora como ex esposos.

Jennifer, incluso recibió la visita de su padre en Nueva York, con quien aprovechó para disfrutar de un paseo por el centro de la ciudad y tomarse algunas fotografías que luego compartió en sus redes.

No hay nada mejor que pasar tiempo de calidad con la familia”, dijo Jennifer, quien fuera la encargada de hablar sobre el divorcio de sus padres en representación de sus hermanos y pedir respeto por su privacidad en ese difícil período.

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.