Cambio de pisos, pintura, rediseño de la cocina e instalación de nuevos muebles forma parte de la reforma emprendida por los duques de Sussex.

Renovaciones para la nueva familia

Apenas enterada del compromiso que habría de unir a su nieto Harry y Meghan Markle en matrimonio, la reina Isabel II decidió entregarles como regalo de bodas el edificio Frogmore Cottage para que sirva de residencia para la pareja. La casa de Windsor, donde se mudó la pareja el año pasado tras dejar su apartamento en el palacio de Kensington, había sido hacía varios años dividida en cinco pequeñas estancias para los trabajadores del castillo, razón por la cual los duques han requerido de diversas reformas para convertir la estructura en una sola residencia.

royal baby

La pareja, el día de la presentación en sociedad de su hijo, Archie Harrison Mountbatten-Windsor.

Las obras de Frogmore Cottage ha costado a los contribuyentes británicos cerca de tres millones de dólares. Esto ha desatado una avalancha de críticas en medios de prensa británicos y redes sociales. Sin embargo, gran parte de las quejas llegan por el incremento del 41% de la contribución total de los ciudadanos a la casa real británica en 2018 respecto al año anterior, lo que suma un total de 86 millones de dólares. Este crecimiento en las contribuciones a la corona se deben principalmente a las obras de rehabilitación del palacio de Buckingham, pero ha sido las reformas de la nueva residencia de Meghan y Harry las que han generado la mayoría de críticas en el Reino Unido.

El costo de refacción de la residencia del príncipe William y Kate Middleton tuvo un costo de más de 5 millones de dólares.

Lo que costó el nuevo hogar de los duques de Sussex

Lo curioso del caso es que la refacción de techos y suelos, la instalación de cocina, los baños y el parqué, y el amoblado de la casa se estima en unoa 3.8 millones de dólares. Esto es mucho menos que lo gastado en la reforma emprendida por el príncipe Guillermo y Kate Middleton entre 2013 y 2014. La pareja real invirtió en la renovación de su apartamento del palacio de Kensington algo más de 5 millones de dólares.

Sin embargo, esto no ha callado las críticas, que también han apuntado a los gastos del lujoso baby shower de la duquesa de Sussex o sus gastos en prendas. Sobre todo, teniendo en cuenta que, antes de decidir mudarse a Windsor, tenían ya un apartamento del palacio de Kensington a su disposición.