El matrimonio de la reina Elizabeth II y el duque de Edimburgo —celebrado un día como hoy hace 73 años— ha sobrevivido a todo clase de altibajos y sospechas de infidelidad. Pero como jefa de la iglesia anglicana el divorcio nunca fue una opción para la monarca.

Por Redacción COSAS

La reina Elizabeth II y su esposo, el príncipe Philip, tienen más de siete décadas de casados. Aunque son uno de los matrimonios más consolidados de la Familia Real británica, han pasado por muchas dificultades. Incluso, se rumora que estuvieron a punto de terminar su relación. Sin embargo, el tiempo demostró que pudieron superarlo todo.

Según detalla la prensa internacional, un nuevo informe que recientemente salió a la luz explica que la soberana de los ingleses “estuvo en 63 ocasiones a punto de divorciarse de su marido por ‘relaciones prohibidas’ que mantuvo durante mucho tiempo”. La noticia no cae por sorpresa, basta recordar que la serie de Netflix, “The Crown”, retrató en sus primeras temporadas los romances fuera del matrimonio que tuvo el padre del príncipe Charles.

reina Elizabeth II y el duque de Edimburgo matrimonio

La misma ficción revela cómo su unión comenzó a agrietarse desde el día de su coronación en 1952, y tras su mudanza al Palacio de Buckingham. No obstante, la crisis llegó en 1956, cuando empezaron a vivir completamente separados: él como si fuera un soltero y ella como una esposa resignada.

Múltiples infidelidades

En 2017, la escritora británica Ingrid Seward, redactora jefe de “Majesty Magazine”, publicó un libro titulado “My Husband and I: The Inside Story of 70 Years of Royal Marriage” (“Mi esposo y yo: la historia íntima de 70 años de matrimonio real”), en el que analiza la relación de la pareja. Ahí recoge una de las infidelidades más famosas atribuidas al Duque de Edimburgo. ¿De quién se trata? Nada menos que la actriz Pat Kirkwood, cuyas piernas recibieron el calificativo de “la octava maravilla del mundo”.

Lea también:  Royal baby: ¿Cuáles son las tradiciones por su nacimiento?

Pat Kirkwood

Al parecer, el príncipe Philip y la artista se encontraron en diversas ocasiones, la primera de ellas, cuando el padre del Charles fue a conocerla a su camerino antes de una actuación, en Londres, en 1948. Precisamente, en ese momento, la reina estaba embarazada de ocho meses de su primogénito. No obstante, la actriz negó hasta el día de su muerte, en 2007, a la edad de 87 años, haber tenido alguna relación ilícita con el esposo de la monarca.

reina Elizabeth II y el duque de Edimburgo 2

Cabe señalar que Pat no fue la única actriz con quien se vinculó al príncipe. También se comenta su cercanía con Helene Cordet, Merle Oberon y Anna Masse. Incluso, la revista “People” reprodujo los rumores que hablaban de que era padre y no padrino de los dos hijos de esta última. Pero ella lo negó, dijo que era “ridículo” y aseguró que el padre era el piloto francés Marcel Boisot.