Ghislaine Maxwell, acusada de colaborar con la red de tráfico sexual de Jeffrey Epstein, fue detenida el último jueves en Estados Unidos. Para lograr sus ilícitos propósitos, la expareja del magnate entablaba amistad con las menores de edad.

Por Redacción COSAS

Más que íntimos amigos, socios en el crimen. Finalmente, Ghislaine Maxwell fue arrestada por el FBI, un año después de que Epstein, de 66 años, fuera hallado sin vida en su celda de la penitenciaria de Nueva York. Se encontraba ahí imputado por abusos sexuales tráfico de menores. En este momento, ella está a disposición judicial y en prisión sin fianza.

Según los cargos expuestos por la fiscalía en el tribunal federal de Manhattan, Maxwell, de 58 años, y Epstein captaban y abusaban de adolescentes entre 1994 y 1997. A la fecha, ella afronta seis acusaciones por transporte de menores, implicación y conspiración en actos sexuales ilegales. Además de perjurio, dado que en 2016 negó bajo juramento conocer estos hechos.

Jeffrey Epstein Ghislaine Maxwell (1)

El príncipe Andrew y Virginia Giuffre, denunciante del multimillonario, en la mansión de Epstein.

“El caso contra Maxwell es la precuela de un asunto previo que nos llevó a Jeffrey Epstein”, declaró Audrey Strauss, fiscal del distrito sur de Nueva York. Sobre Ghislaine, confidente y compañera del multimillonario, hacía tiempo que recaía la sospecha de que era la que contactaba a las adolescentes. A estas chicas, incluso, les daba instrucciones de cómo procurar placer sexual a Epstein y sus poderosos amigos.

Modus operandi

Para lograr su cometido, la hija del mediático empresario Robert Maxwell recurría a su doble nacionalidad y sus tres pasaportes. De ahí que las víctimas de quien fuera amigo de influyentes personalidades como Bill Clinton, Donald Trump o el príncipe Andrew, solicitaran reiteradamente su detención. Ellas siempre la señalaron como una de las personas que más influyó en su actividad delictiva.

Lea también:  Sobre la disolución del Congreso: "Crónica de una muerte anunciada"

Según los testimonios, Epstein llevaba a sus amistades y “mujeres” a una isla de propiedad privada, en el que las sometían a sus instintos depredadores. El avión privado del acaudalado inversor se conocía de manera elocuente como Lolita Express.

De acuerdo a la documentación judicial, la “víctima menor dos” tenía menos de 18 años cuando la llevaron a Nuevo México por invitación de Epstein. Ahí, Maxwell la “preparó” para el abuso al que la sometería su amigo y exnovio. Entre 1994 y 1995, la socialité se hizo amiga de otra chica que luego presentó a Epstein. La incitó a que le hiciese masajes al gestor de fondos “sabiendo que él participaría en actos sexuales con la víctima menor [número] tres durante esos masajes”.

Jeffrey Epstein Ghislaine Maxwell (3)

Donald Trump, Melania Trump, Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell.

Una de las víctimas que Maxwell presentó a Epstein tenía 14 años. La británica aparentó interesarse por ella. Le preguntó sobre su familia y junto al millonario la llevaron de compras y al cine. Le hicieron creer que querían ser sus amigos. Un día, Maxwell se desnudó frente a la niña. Según los fiscales, este era el patrón de conducta para preparar el terreno antes de los abusos que el magnate cometía en cualquiera de sus mansiones de Florida, Nuevo México, Santa Fe, Nueva York o Londres.

Las víctimas se pronuncian

“Maxwell se situaba en el centro de la red de tráfico sexual. Ahora esta red ha caído. Sé que ya no me pueden hacer más daño”, expresó en un comunicado Jennifer Araoz, una de las denunciantes. “Día tras día he estado esperando la noticia de su detención”, añadió. “Su arresto es un paso adelante, en buena dirección, y significa que el sistema de justicia no se ha olvidado de todas nosotras”, insistió.

Lea también:  Estos son los bebés más famosos que nacieron en 2018

Su opinión coincide con lo que declaró Sarah Ransome en su querella contra Jeffrey Epstein en 2017. “Ella era la que lo orquestaba todo”, confesó.

 

Fotos: @ecuamelao79, @rominamedia, @macartyspark