La llegada de un hijo o una hija es un hecho que cambia radicalmente la vida de cualquier persona. Y el impacto puede ser tan grande que los implicados muchas veces pierden la brújula y llevan la sobreprotección a extremos increíbles mientras que otros simplemente prueban los métodos más extraños para asegurarse que su experiencia de paternidad sea la mejor posible. Algunos, por ejemplo, se comen la placenta del recién llegado.

Definitivamente nadie está preparado para convertirse en madre o en padre, y estos famosos (y sus excentricidades) son la prueba de ello.