Una fuente del palacio afirmaría que la pareja no le pidió permiso a la reina para llamar a su hija Lilibet. Estarían en una “pelea extraordinaria” por el nombre de su bebé.

Por Benjamín Palma

La reina Elizabeth no habría sido consultada sobre la decisión de su nieto, el príncipe Harry, de nombrar a su segundo hijo como ella. De acuerdo Jonny Dymond, corresponsal real de la BBC, una fuente del Palacio sería quien confirma los hechos.

“Una fuente del palacio le dice a la BBC que Meghan y Harry no le preguntaron a la reina sobre el uso de su apodo de infancia; los informes sugirieron que Harry había pedido permiso a la Reina para llamar a la recién nacida “Lilibet”; pero una fuente del Palacio dice que a la reina ‘nunca se le preguntó’ ”, tuiteó Dymond.

Contradicciones

Esta nueva revelación contradice los informes iniciales. Según fuentes oficiales, Harry había llamado a la reina Elizabeth II antes de que su esposa, Meghan Markle, diera a luz en el Santa Barbara Cottage Hospital el 4 de junio. Fue solo tras el “sí” definitivo por parte de la monarca, que el nacimiento de la pequeña y su nombre fueron anunciados al mundo.

“El Duque habló con su familia antes del anuncio, de hecho su abuela fue el primer miembro de la familia al que llamó. Durante esa conversación, compartió su esperanza de nombrar a su hija Lilibet en su honor. Si ella no la hubiera apoyado, no habrían usado el nombre”, dijo una fuente de los Sussex al medio británico, Page Six.

Harry reina Elizabeth

No es un misterio que el príncipe Harry y la reina Isabel comparten un “vínculo notable”, por lo que no sorprendió que haya elegido el apodo de la Reina para nombrar a su hija.

A pesar de ello, algunas fuentes insisten que no se trató de una pregunta. “Probablemente haya sido una llamada diciendo que (Lilibet) ha nacido y planeamos ponerle tu nombre; no es algo a lo que uno pueda decir que no. Dudo que hayan preguntado, más probablemente ‘informado'”, divulgó una fuente real.

Lea también:  Reina Elizabeth II fue vacunada contra el coronavirus

Fuentes cercanas a los Duques continúan insistiendo, que el príncipe Harry llamó a su abuela y ella le había apoyado. Ahora han dado instrucciones a sus abogados para que tomen medidas contra este nuevo informe de la BBC.

La controversia del nombre es la última muestra del abismo entre los Sussexs y algunos miembros del Palacio de Buckingham.

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.