País de lujos jamás vistos, de excentricidades desmesuradas y de mega construcciones alucinantes… son las tres definiciones que caracterizan a Dubái, la ciudad emiratí hecha para ser explorada con los cinco sentidos. Sobre todo para aquellos que aprecian la diversidad, el turismo comercial y despertar en un hotel de siete estrellas con vistas panorámicas mientras se dejan llevar por la energía de una ciudad tan vivaz y frenética como Dubái. Joven y moderna, es considerada como la “Venecia del golfo” gracias a su situación geográfica a orillas del Golfo Pérsico que ha servido, anteriormente, para abastecer la economía de esta pequeña región a través de la pesca de perlas hasta finales del siglo XVIII. Hoy en día, la “casi” capital de los Emiratos Árabes Unidos es una ciudad cosmopolita en toda regla pero con sello propio: parques de gran magnitud, islas artificiales, edificios apoteósicos y curiosidades inimaginables a pie de calle, que sólo se ven en este pequeño rincón del desierto de Arabia. Como el Nueva York de Oriente Medio, déjate magnetizar por estos diez lugares que debes conocer (sí o sí) en Dubái.

1. Burj Khalifa

Se trata de la torre más alta del mundo con 800 metros de altura, de base a punta, del que se estima que se necesitó más de 12.000 personas para su construcción. Cuenta con dos miradores: At The Top, en la planta 124, y para los más valientes, At The Top (sky) en la planta 148.

Burj Khalifa

2. The World

Uno de los proyectos más ambiciosos de esta ciudad. Se trata de un archipiélago artificial ubicado en plena costa de Dubái que mide 9 km de largo y 7 km de ancho. Sólo se puede divisar, como es lógico, desde el aire.

The World

3. Burj Al Arab

Sobre el Golfo Pérsico, en una isla artificial, se eleva este hotel de 321 metros de altura, el cuarto más lujoso del mundo. Eregido en 1994 por una arquitecta china, Khuan Chew, y bajo la supervisión del jeque de Dubái, el edificio se inauguró en 1999 cumpliendo todas las expectivas de diseño colosales y únicas: 202 suites majestuosas con materiales que incluyen el terciopelo, mármol y oro así como nueve restaurantes -uno de ellos con unas vistas impresionantes del skyline- y un helipuerto.

Burj Al Arab

4. Fuente de Dubai

El mismo Burj Khalifa posee su propio lago artificial en el que los chorros de la fuente bailan al son de la música en un espectáculo de luz y color cada 30 minutos.

Fuente de Dubai

5. Dubái Mall

¿Te gusta la moda? Entonces estás en el sitio correcto porque este centro comercial, el más grande del mundo con 502.000 m², alberga más de 1.200 almacenes siendo la mayoría de ellos de grandes marcas de lujo. Gucci, Fendi, Chanel… la variedad es infinita. Además, el mismo mall acoge un acuario de grandes proporciones.

Dubai Mall

6. Palm Islands

Desde el aire se pueden ver esta isla artificial en forma de palmera datilera situada en el área costera de Jumeraih, una de las tres que conforman “Palm Islands”, tres islas artificiales en forma de palma. ¿Qué contiene? Viviendas, servicios, hoteles… todo pensando para la relajación y el ocio.

Palm Islands

7. Dubai Aquarium

Es el acuario más grande del mundo y se encuentra dentro del Dubai Mall. Está compuesto por 10 millones de litros de agua y en ella habitan más de 33.000 especies marinas que incluyen 400 tiburones y rayas.

Dubai Aquarium

8. Dubai Marina

En torno a un puerto repleto de barcos y yates impresionantes, se encuentra esta zona llena de vida y color. Como cualquier skyline de una ciudad, las luces y el ritmo vivaz de sus calles vienen de la mano de terrazas, restaurantes, bares y tiendas que arman este boulevard.

Dubai Marina

9. Mezquita Sheikh Zayed 

Escápate a 150 km de Dubái y encontrarás este templo blanco e inmaculado. Así es Sheikh Zayed, la única mezquita en Abu Dhabi que merece la pena visitar, al menos, una vez. Construido en un espacio de 20.000 m² en mármol, cuenta con cuatro minaretes y 82 bóvedas así como un interior decorado por piedras semipreciosas.

Mezquita Sheikh Zayed

10. Al Bastakiya

Una de las zonas más antiguas de la ciudad. Se trata de un barrio histórico fundado en 1890 y que albergaba residencias de la época con patios interiores. Destacan los “captadores de viento”, sistema para canalizar el aire hacia las casas para refrescarlas. Antiguamente vivían los ricos mercaderes tras la llegada (más bien descubrimiento) de petróleo. Ahora, este lugar lo componen tiendas, galerías de arte y cafés.

Al Bastakiya